Ir al contenido principal

Psicología en la Bolsa

La bolsa es una fórmula de inversión que muchas veces se convierte en una afición. Son numerosos los particulares que escudriñan las cotizaciones en busca de grandes oportunidades. Tengo que reconocer que fui uno de esos ciudadanos que participan en el mercado bursátil lleno de tiburones, gestores de fondos de inversión y demás fauna. Lo fui hasta que una hipoteca se cruzó en mi camino, a partir de ese momento las variaciones del Euribor marcan más mis constantes cardiacas que las del Ibex.

En Periodista Digital pueden encontrar las reflexiones de contrastados profesionales que les pueden ayudar en la gestión de su cartera, pero me gustaría acercarles un curioso fenómeno que no es exclusivo de la bolsa pero sí característico: la psicología en los mercados.

Lo más habitual suele ser preguntarse cuál es la mejor estrategia para invertir en bolsa. Para hallarla deberemos conocer cómo se fijan los precios en el mercado. Hace una década, Financial Times y Expansión realizaron un experimento mediante un concurso. Los lectores tenían que elegir un número entero entre 0 y 100. La entrada ganadora sería la que más se aproximara a las dos terceras partes de la entrada promedio. Los periódicos proporcionaron el siguiente ejemplo breve para ayudar a los lectores a entender el concurso: supongamos que cinco personas participan en el concurso y eligen 10, 20, 30, 40 y 50. En ese caso, el promedio es 30 y dos tercios de esa cantidad son 20. La persona que había elegido consursar con el número 20 sería la ganadora en ese caso.

El verdadero objeto de este juego es que jugar con sensatez exige tener sentido de la magnitud de los errores de los otros jugadores. La gente comete errores en el proceso de toma de decisiones, y estos errores hacen que los precios de las acciones sean diferentes de lo que habrían sido en un contexto exento de errores.

Si hiciéramos un análisis racional, la respuesta que mandaríamos al concurso sería 1, ya que sería el único valor en el que todos los participantes se asegurarían ganar. Pero no todos los participantes tomaron esa decisión. Aunque la mayoría se inclinó por números reducidos, en el caso español hubo números como el 10 o el 69 que recibieron un importante volumen de votos a pesar de la irracionalidad de la decisión.

En la bolsa, esas decisiones racionales sustentadas en unos datos objetivos provienen del Análisis Fundamental, que se basa en el estudio de los datos financieros de las empresas para poder valorarlas y tomar decisiones. El problema surge cuando un elevado número de inversores no toma sus decisiones de esta manera, lo que provoca variaciones de precio fuera de ese patrón.

Al final la respuesta acertada fue superior a la que correspondería si creyéramos que todos los participantes fueran racionales y no cometieran errores. La mejor solución para ganar el concurso sería aquella que tuviera en cuenta el volumen de gente que se inclinaría por la solución racional, cuanta cometería errores y cuanta elegiría excentricidades. Keynes describió al mercado de valores como algo basado no en personas racionales que luchan por develar las reglas fundamentales del mercado, sino como un concurso de belleza en el que gana quien adivina el veredicto de los jueces.

Un par de apuntes para terminar. Primero hay que advertir que el concurso nos mostró el comportamiento del mercado en una única decisión. En las siguientes es de suponer que los participantes incorporarían lo aprendido con anterioridad y tomarían decisiones distintas. Todo esto provocaría la reducción de las decisiones irracionales y de los errores. Al final la realidad y los datos fundamentales son tozudos. Pueden preguntárselo a algún ex-accionista de Terra.

Segundo, esto tampoco significa que las decisiones racionales siempre sean rentables. El fondo LTCM tomaba decisiones bajo el análisis fundamental buscando aprovecharse de diferencias de precio provocadas por ineficiencias en el mercado. En principio se trata de inversiones sin riesgo pero al final el fondo quebró. Y eso que ya lo advertía también Keynes en otra cita: el mercado puede ser irracional durante más tiempo del que uno puede ser solvente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Tesis más cortas

Cuando veo tesis muy voluminosas siempre me pregunto si alguien las habrá leído. Muchas de ellas acaban convertidas en libros con muchas menos páginas pero mucho más legibles. Incluso hay autores que logran transmitir sus ideas convirtiendo sus tesis en artículos, lo que supone una comprensión mucho mayor.Pero no todas las tesis son kilométricas, Ángel hace un repaso en su blog sobre las tesis más cortas de la historia. El record lo posee Gianluca Tempesti que en 1989 presentó una tesis en la Universidad de Princeton de sólo tres páginas. La longitud de las tesis parece no guardar relación con el éxito de la teoría defendida si atendemos a que la tesis de John Nash, nobel de economía, tenía apenas 27 páginas. ¡Y tiene sólo dos referencias bibliográficas!Pero de la misma manera que la extensión de una tesis no garantiza su bondad tampoco su brevedad lo hace.

Países sin moneda y monedas sin países

Escribía en EBS sobre aquellos países que no tienen moneda propia:El caso más paradigmático es el de Panamá que establece en su constitución: “No podrá haber en la República papel moneda de curso forzoso. En consecuencia, cualquier individuo puede rechazar todo billete u otra cédula que no le inspire confianza, ya sea de origen oficial o particular.” A pesar de ello, el dólar es la moneda utilizada y se utiliza el Balboa para criterios de contabilidad nacional.Otros países han convertido al dólar estadounidense en su moneda oficial como Ecuador (desde el 2000) y El Salvador (también desde el 2000). Montenegro decidió tras su independencia asumir el Euro como moneda oficial. Numerosos pequeños países también han elegido el dólar (Micronesia, Palao, Timor Oriental, Islas Marshall) o al euro (Andorra, Mónaco, San Marino, Vaticano). A pesar de seguir teniendo una moneda nacional, existen casos en los que los países ligan el valor de su moneda al de la moneda de otro país. Es el caso de Ba…

Los Simpson enseñan economía

El éxito de los Simpson explica que lleven veinte años en antena. Su éxito hizo que la revista Nature eligiera los 10 momentos más científicos de la serie. Y la economía no podía faltar. Primero llegaron los estudios sobre la economía de Springfield y ahora desde una universidad norteamericana nos muestran cómo enseñar economía con las aventuras de la familia amarilla donde cita cuatro casos interesantes. Yo añadiría uno más para definir los cinco momentos más económicos de la serie:La formación de preciosUna empresa alemana compra la central nuclear de Springfield por cien millones de dólares en el episodio “Burns vende la central”. Sin ninguna ocupación, el señor Burns se aburre y comprueba como sus antiguos empleados ya no le temen. Por eso trata de recuperar la central. Al comprobar que los alemanes están deseosos de deshacerse de ella al encontrarla ruinosa, rebaja su oferta y logra comprarla por 50 millones, la mitad a la que la vendió.
Un ejemplo de la formación de precios en fu…