Ir al contenido principal

La lección pendiente de los ahorradores

La cultura financiera de nuestro país ha mejorado espectacularmente en las últimas décadas. Son cada vez más personas las que invierten en bolsa, conocen las diferencias entre fondos de inversión o encaran con garantías una negociación bancaria. Pero ese avance no impide que todavía queden lagunas por conquistar, en este post trataremos de una lección pendiente que tienen los ahorradores, la indiciación, que ya han aprendido los solicitantes de hipotecas.

Los ahorradores han venido obteniendo una reducida rentabilidad de los depósitos bancarios debido a los bajos tipos de interés. Ahora dependerá de la maña de cada uno de ellos para que puedan aprovechar la actual subida de los tipos de interés. Una de las políticas de las entidades de crédito es aplicar las bajadas de tipos inmediatamente a sus clientes pero retrasar lo máximo posible las subidas.

Los ahorradores suelen pasear de una entidad a otra pidiendo ‘precio’ para sus ahorros. Las entidades suelen ofrecer muy buenas condiciones para el dinero ‘nuevo’, es decir, para aquel que proviene de otras entidades. Saben que con las subidas de tipos ya tendrán capacidad para mejorar la rentabilidad obtenida del cliente en las siguientes renovaciones.

Algo similar ocurre con los bancos por Internet, quienes a través de agresivas campañas de publicidad ofrecen unos tipos de interés muy elevados, por encima del precio de mercado, para un periodo inicial limitado. La rentabilidad la obtendrán del mantenimiento posterior de los saldos atraídos por esa oferta inicial.

Este proceso no es algo exclusivo de los ahorradores. Hace unos años los solicitantes de préstamos hipotecarios pasaron por el mismo proceso. Las entidades de crédito anunciaban con gran profusión el tipo de interés del préstamo durante el período inicial. Pero dicho período apenas abarcaba de seis a doce meses cuando el préstamo tenía un plazo de veinte o treinta años (ahora los plazos se han alargado más). Pronto los solicitantes se dieron cuenta que lo realmente importante era el tipo de interés que se le iba a repercutir durante el resto de meses y no aquel atrayente tipo inicial. Y el tipo de interés aplicado se calculaba en base a un índice de referencia y un diferencial. Al final el índice de referencia que se impuso, por ser el más bajo a pesar ser el más volátil, fue el MIBOR (antecesor del EURIBOR).

A partir de ese momento los solicitantes de hipotecas empezaron a ‘pelear’ el diferencial sobre el índice de referencia. Ahora les toca el turno a los ahorradores. Si un ahorrador se decanta por la mejor oferta, comprobará a lo largo de los meses que otras entidades le ofrecen unas mejores condiciones. La mejor solución sería ir periódicamente cambiando de entidad pero los bancos y cajas saben que eso resulta cansino para los clientes. Cuando los ahorradores ‘peleen’ por un diferencial respecto al EURIBOR, es decir, por el margen con el que se queda la entidad de crédito, y abandonen los cantos de sirena de los tipos iniciales, lograrán saber de antemano las condiciones del banco sin miedo a verse perjudicado en las renovaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Tesis más cortas

Cuando veo tesis muy voluminosas siempre me pregunto si alguien las habrá leído. Muchas de ellas acaban convertidas en libros con muchas menos páginas pero mucho más legibles. Incluso hay autores que logran transmitir sus ideas convirtiendo sus tesis en artículos, lo que supone una comprensión mucho mayor.Pero no todas las tesis son kilométricas, Ángel hace un repaso en su blog sobre las tesis más cortas de la historia. El record lo posee Gianluca Tempesti que en 1989 presentó una tesis en la Universidad de Princeton de sólo tres páginas. La longitud de las tesis parece no guardar relación con el éxito de la teoría defendida si atendemos a que la tesis de John Nash, nobel de economía, tenía apenas 27 páginas. ¡Y tiene sólo dos referencias bibliográficas!Pero de la misma manera que la extensión de una tesis no garantiza su bondad tampoco su brevedad lo hace.

Los Simpson enseñan economía

El éxito de los Simpson explica que lleven veinte años en antena. Su éxito hizo que la revista Nature eligiera los 10 momentos más científicos de la serie. Y la economía no podía faltar. Primero llegaron los estudios sobre la economía de Springfield y ahora desde una universidad norteamericana nos muestran cómo enseñar economía con las aventuras de la familia amarilla donde cita cuatro casos interesantes. Yo añadiría uno más para definir los cinco momentos más económicos de la serie:La formación de preciosUna empresa alemana compra la central nuclear de Springfield por cien millones de dólares en el episodio “Burns vende la central”. Sin ninguna ocupación, el señor Burns se aburre y comprueba como sus antiguos empleados ya no le temen. Por eso trata de recuperar la central. Al comprobar que los alemanes están deseosos de deshacerse de ella al encontrarla ruinosa, rebaja su oferta y logra comprarla por 50 millones, la mitad a la que la vendió.
Un ejemplo de la formación de precios en fu…

Países sin moneda y monedas sin países

Escribía en EBS sobre aquellos países que no tienen moneda propia:El caso más paradigmático es el de Panamá que establece en su constitución: “No podrá haber en la República papel moneda de curso forzoso. En consecuencia, cualquier individuo puede rechazar todo billete u otra cédula que no le inspire confianza, ya sea de origen oficial o particular.” A pesar de ello, el dólar es la moneda utilizada y se utiliza el Balboa para criterios de contabilidad nacional.Otros países han convertido al dólar estadounidense en su moneda oficial como Ecuador (desde el 2000) y El Salvador (también desde el 2000). Montenegro decidió tras su independencia asumir el Euro como moneda oficial. Numerosos pequeños países también han elegido el dólar (Micronesia, Palao, Timor Oriental, Islas Marshall) o al euro (Andorra, Mónaco, San Marino, Vaticano). A pesar de seguir teniendo una moneda nacional, existen casos en los que los países ligan el valor de su moneda al de la moneda de otro país. Es el caso de Ba…