Ir al contenido principal

Freakonomics: de administrar la escasez a gestionar incentivos

Los best-seller de economía suelen ser entretenidos e intranscendentes. A primera vista el libro ‘Freakonomics’ de Levitt y Dubner podría encajar en esa definición sino fuera por la visión que ofrece de lo que la economía puede aportar.

Probablemente ninguna ciencia ha sido tan perjudicada por una definición como la economía. Cuando a principios del siglo XX, Robbins relacionó la economía con la administración de la escasez clavó un puñal en lo más profundo de su futuro. De esta manera dio carta de naturaleza a una de las mayores falacias sobre las que se asienta la economía: la existencia de escasez que provoca relaciones de suma cero.

El éxito de la definición de Robbins se produjo a pesar que la historia ya había desenmascarado las previsiones de Malthus consistentes en que la producción de alimentos resultaría escasa y no podría satisfacer el incremento de la población.

Lo que ni Malthus ni Robbins tuvieron en cuenta fue que la capacidad de ingenio del ser humano no es escasa ni limitada. Así la producción de alimentos ha evolucionado hasta lograr que su coste se redujese y aparecieran excedentes. Las innovaciones en los medios de transporte o en los sistemas productivos han tenido caminos parejos con incrementos de productividad espectaculares. La prosperidad de los países se ha visto más ligada al ingenio de sus ciudadanos que a la escasez o no de sus recursos.

Una de las lagunas a la hora de definir qué es economía reside en olvidar la etimología de la propia palabra que proviene de oikos (patrimonio o casa) y nomos (regla). Esa definición serviría tanto para la administración de empresas como para la economía como administración de un país.

El libro ‘Freakonomics’ aborda interesantemente un aspecto vital para la administración de una empresa o de una nación, es decir, para la propia economía: la gestión de los incentivos. El libro explica diversos fenómenos no tanto en base a datos, algunos de los cuales se podrían considerar endebles, sino averiguando los incentivos que cada persona tiene para actuar de una manera particular.

Un ejemplo de lo expuesto en el libro es el caso de una escuela infantil que para evitar la dilación en la llegada de los padres en recoger a sus hijos decide aplicar un incremento en las cuotas por cada retraso. Pero el resultado es el contrario del deseado. Los padres tenían un fuerte incentivo para recoger a la hora a sus niños debido a su mala conciencia por los inconvenientes causados. Al imponer un precio por el retraso, los padres consideraron retribuido ese malestar por lo que se relajaban en la hora de recogida de sus hijos.

El libro recoge numerosos casos más. Al final cada persona que comparta un país (sea político, contribuyente o beneficiario de una acción estatal) o tenga relación con una empresa, (sea como proveedor, cliente o trabajador) persigue sus propios fines. Para maximizar la utilidad obtenido por todos ellos deberemos centrarnos en sus motivaciones para trabajar, comprar, vender,… Los autores de ‘Freakonomics’ nos enseñan a seguir la pista de los incentivos en un libro realmente interesante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Tesis más cortas

Cuando veo tesis muy voluminosas siempre me pregunto si alguien las habrá leído. Muchas de ellas acaban convertidas en libros con muchas menos páginas pero mucho más legibles. Incluso hay autores que logran transmitir sus ideas convirtiendo sus tesis en artículos, lo que supone una comprensión mucho mayor.Pero no todas las tesis son kilométricas, Ángel hace un repaso en su blog sobre las tesis más cortas de la historia. El record lo posee Gianluca Tempesti que en 1989 presentó una tesis en la Universidad de Princeton de sólo tres páginas. La longitud de las tesis parece no guardar relación con el éxito de la teoría defendida si atendemos a que la tesis de John Nash, nobel de economía, tenía apenas 27 páginas. ¡Y tiene sólo dos referencias bibliográficas!Pero de la misma manera que la extensión de una tesis no garantiza su bondad tampoco su brevedad lo hace.

Los Simpson enseñan economía

El éxito de los Simpson explica que lleven veinte años en antena. Su éxito hizo que la revista Nature eligiera los 10 momentos más científicos de la serie. Y la economía no podía faltar. Primero llegaron los estudios sobre la economía de Springfield y ahora desde una universidad norteamericana nos muestran cómo enseñar economía con las aventuras de la familia amarilla donde cita cuatro casos interesantes. Yo añadiría uno más para definir los cinco momentos más económicos de la serie:La formación de preciosUna empresa alemana compra la central nuclear de Springfield por cien millones de dólares en el episodio “Burns vende la central”. Sin ninguna ocupación, el señor Burns se aburre y comprueba como sus antiguos empleados ya no le temen. Por eso trata de recuperar la central. Al comprobar que los alemanes están deseosos de deshacerse de ella al encontrarla ruinosa, rebaja su oferta y logra comprarla por 50 millones, la mitad a la que la vendió.
Un ejemplo de la formación de precios en fu…

Países sin moneda y monedas sin países

Escribía en EBS sobre aquellos países que no tienen moneda propia:El caso más paradigmático es el de Panamá que establece en su constitución: “No podrá haber en la República papel moneda de curso forzoso. En consecuencia, cualquier individuo puede rechazar todo billete u otra cédula que no le inspire confianza, ya sea de origen oficial o particular.” A pesar de ello, el dólar es la moneda utilizada y se utiliza el Balboa para criterios de contabilidad nacional.Otros países han convertido al dólar estadounidense en su moneda oficial como Ecuador (desde el 2000) y El Salvador (también desde el 2000). Montenegro decidió tras su independencia asumir el Euro como moneda oficial. Numerosos pequeños países también han elegido el dólar (Micronesia, Palao, Timor Oriental, Islas Marshall) o al euro (Andorra, Mónaco, San Marino, Vaticano). A pesar de seguir teniendo una moneda nacional, existen casos en los que los países ligan el valor de su moneda al de la moneda de otro país. Es el caso de Ba…